Persona analizando cómo evitar estafas financieras a la hora de pedir un préstamo.

Estafas financieras: Cómo evitar a falsos prestamistas 

En la actualidad, debido a la gran digitalización, las estafas financieras están a la orden del día, pudiendo afectar a cualquier persona en cualquier momento. Las más comunes son las utilizadas por falsos prestamistas. Estos, se aprovechan de personas con vulnerabilidad financiera y necesidad de crédito. Por ello, es muy importante asegurarte de llevar a cabo la solicitud de un préstamo con prestamistas legítimos.

El objetivo de este artículo es ofrecer una serie de consejos e información que permita a los prestatarios identificar a los falsos prestamistas. 

¿Quiénes son los falsos prestamistas?

Los falsos prestamistas son personas o grupos de personas que fingen ser prestamistas privados de confianza o instituciones financieras legítimas. De esta manera, engañan a personas que buscan préstamos y obtienen su dinero de manera fraudulenta. Suelen emplear tácticas engañosas y falsas promesas convincentes para las víctimas.

Generalmente, operan online mediante sitios webs falsos o correos electrónicos fraudulentos, ofreciendo préstamos con condiciones muy favorables para que la víctima se interese. Cuando esto ocurre, los estafadores solicitan al prestatario información personal y financiera para cometer fraude o robarle la identidad. 

Además, pueden pedir pagos por adelantado para luego desaparecer.

Estrategias comunes:
  • Ofrecen préstamos con condiciones demasiado buenas, como tasas de interés muy bajas o sin pedir requisitos de crédito.
  • Presionan a sus víctimas para actuar rápidamente. De esta manera, no les da tiempo a investigar su legitimidad.
  • No proporcionan información clara y detallada sobre las condiciones del préstamo, evitando responder preguntas del proceso. 
  • Solicitan información personal y financiera como el número de la seguridad social, de la cuenta bancaria, etc.,la cual utilizan después para cometer fraude.

Los peligros de caer en una estafa financiera

Caer en una estafa financiera, no solo tiene consecuencias económicas, sino que también puede repercutir en muchos casos en la seguridad personal y el bienestar de las víctimas.

Por un lado, caer en una estafa financiera conlleva el riesgo de perder cantidades grandes de dinero. Los estafadores suelen pedir pagos por adelantado para las supuestas tarifas de apertura, seguros, depósitos de garantía…

Tras recibir este dinero, los estafadores desaparecen con el dinero, dejando a la víctima sin el préstamo y sin el dinero que ha dado por adelantado.

Sin embargo, la pérdida económica no suele ser la única asociada a las estafas financieras. En muchos casos también conlleva riesgos para la seguridad personal, puesto que los falsos prestamistas suelen solicitar cierta información personal y financiera como el número de seguridad social, número de cuenta de banco, fecha de nacimiento, datos de identidad… 

Con esta información, los prestatarios corren el riesgo de convertirse en víctimas de robo de identidad y de fraude financiero. Los estafadores pueden utilizar esta información para realizar compras no autorizadas, cometer delitos en nombre de la víctima, abrir cuentas de banco fraudulentas…

Por último, el estrés que esto conlleva, puede llegar a afectar a la salud mental y el bienestar general de la víctima.

Cómo evitar ser víctima de estafas financieras

En primer lugar, y antes de comenzar con el proceso de solicitud de un préstamo, es fundamental investigar detenidamente al prestamista. Se debe analizar su reputación, comprobar su licencia y registro y buscar opiniones de clientes anteriores. Uno de los pasos más importantes, es verificar la legitimidad del prestamista. Hay que comprobar si está registrado y tiene autorización para operar en tu zona, si cumple con las regulaciones financieras; además de comprobar la dirección fiscal y su información de contacto.

Otra recomendación importante, es desconfiar de ofertas demasiado buenas (que ofrecen tasas de interés muy bajas o no piden verificación de crédito, por ejemplo). En muchas ocasiones, los estafadores ofrecen ofertas muy tentadoras para atraer a las víctimas.

Por otro lado, es imprescindible proteger tu información tanto financiera como personal, para evitar los robos de identidad y el fraude financiero. Para ello, es importante que no des información personal o financiera sensible como puede ser el número de seguridad social, números de cuentas bancarias, etc. También es importante usar contraseñas seguras y no compartirlas.

Por último, trata de mantener actualizados tus dispositivos y software de seguridad.

Si necesitas más información sobre los pasos a seguir para conseguir un préstamo seguro y fiable, te recomendamos visitar nuestro artículo «Pasos para obtener un préstamo seguro y fiable».

Recursos y medidas de protección adicionales

Es imprescindible denunciar cualquier conducta fraudulenta a las autoridades para combatir las estafas financieras. En caso de ser afectado por una estafa financiera o tienes sospechas de actividades fraudulentas, debes informarlo a las autoridades locales con la mayor brevedad posible, dando todos los detalles posibles. 

De esta manera, además de evitar que otras personas caigan en el engaño de este estafador, también aumentas las probabilidades de recuperar parte o incluso todo el dinero perdido.

Otra medida importante es utilizar fuentes confiables para obtener información y asesoramiento financiero. En caso de necesitar asesoramiento, se debe buscar ayuda de profesionales cualificados y evitar utilizar únicamente fuentes online.

Para buscar información, se deben visitar sitios web gubernamentales, organizaciones sin fines de lucro de educación financiera y publicaciones financieras reconocidas. También se puede considerar consultar a amigos, familiares, que puedan recomendarte en base a su experiencia, y de esta manera, tomar una decisión lo más informada posible.

Conclusión

Como hemos mencionado anteriormente, con el aumento de la digitalización, las estafas financieras han ido en aumento. 

La forma más común de fraude es la llevada a cabo por falsos prestamistas, quienes simulan ser prestamistas confiables o instituciones financieras legítimas para engañar a personas que necesitan ayuda. Por ello, es tan importante asegurarse de solicitar el préstamo a prestamistas legítimos.

Este artículo sirve para ayudar a identificar a estos falsos prestamistas, tanto cómo protegerse para evitar ser víctima de sus engaños, como explicar cómo actuar en caso de verse afectado por una estafa financiera o tener sospechas.

En conclusión, manteniéndose alerta, investigando detalladamente y tomando medidas preventivas, se puede evitar confiar en las tácticas de falsos prestamistas y protegerse de las estafas financieras.

Si necesitas un crédito, en Creditio te ayudamos a encontrar la mejor opción para que obtengas tu financiación. 

También te puede interesar