Hombre informándose sobre cómo mejorar las condiciones de su préstamo comparando distintas opciones.

Cómo mejorar las condiciones de tu préstamo

Es importante aprender cómo mejorar las condiciones de tu préstamo, ya que a lo largo de la vida, es muy probable que necesites adquirir un préstamo para comprar una vivienda, financiar estudios, puesto que se trata de una herramienta muy común para alcanzar los objetivos económicos.

En este sentido, no se trata solo de la tasa de interés, si no que hay más aspectos a tener en cuenta como el plazo del préstamo, las condiciones de pago, los cargos adicionales… que te ayudarán a obtener el mejor acuerdo posible y aliviar tu carga financiera. 

Para mejorar las condiciones de tu préstamo, hay que tomar decisiones informadas y estratégicas. Por ello, vamos a explicarte cinco consejos que te ayudarán.

Conoce tus opciones de préstamo y sus condiciones

Es necesario analizar las distintas opciones disponibles a la hora de adquirir un préstamo, y cómo se ajusta cada una a tus necesidades.

Hay diversos tipos de préstamos: 

  • Préstamos hipotecarios:

    Diseñados para financiar la compra de una vivienda. La tasa puede ser fija o variable y los plazos suelen ser más largos que otros tipos de préstamos.

  • Préstamos para automóviles:

    Dirigido a la compra de un vehículo. Varían en términos de plazo y tasa de interés en función de cada prestamista.

  • Préstamos personales:

    Este tipo de préstamo, está pensado para una amplia gama de propósitos. Generalmente, tienen tasas de intereses más altas que los préstamos anteriormente mencionados.

  • Préstamos estudiantiles:

    Diseñados para cubrir gastos educativos. Los términos y condiciones varían en función del tipo de préstamo y el prestamista.

  • Préstamos de consolidación de deudas:

    Se utilizan para unificar varias deudas en una sola, consiguiendo generalmente una tasa de interés más baja. 

  • Préstamos de línea de crédito:

    Similar a una tarjeta de crédito. Se trata de una cantidad de dinero reaprobada para que gastes en lo que vayas necesitando. 

  • Préstamos garantizados:

    Son aquellos que se respaldan por un activo (como una casa o un automóvil) el cual actúa como garantía en caso de incumplimiento.

  • Préstamos para mejoras del hogar:

    Destinados a financiar proyectos de renovación o mejoras en la vivienda.

  • Préstamos de emergencia:

    Están diseñados para cubrir gastos imprevistos.

Una vez tienes claras las opciones de préstamo, es importante comparar las distintas condiciones ofrecidas por varios prestamistas, para comparar términos y condiciones, y contratar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Debes analizar los plazos y las condiciones del préstamo, prestando especial atención a cualquier cláusula o condiciones especiales del contrato (como penalizaciones por pagos anticipados, cargos por demora…) .

Por otro lado, debes comparar la Tasa Anual Equivalente (TAE), la cual proporciona una medida estandarizada de la tasa de interés y otros costes asociados al préstamo. Al comparar la TAE de distintos préstamos, puedes evaluar cuál ofrece mejor oferta. En general, una TAE menor indica un costo total del préstamo más bajo, lo que suele ser más favorable.

Mejora tu historial crediticio

Un buen historial de crédito es una herramienta esencial para negociar términos favorables a la hora de pedir un préstamo.

Esto se debe a que los prestamistas consideran un historial crediticio positivo como indicador de tu capacidad de manejar de manera responsable tus obligaciones financieras y, por ello, puede ayudarte a conseguir tasas de interés más bajas, plazos de préstamos más favorables, y condiciones más óptimas en general.

Algunos consejos para mejorar tu historial crediticio son: pagar tus facturas a tiempo, reducir el uso de crédito, evitar abrir líneas de crédito innecesarias, mantener cuentas antiguas abiertas, revisar tu informe crediticio a menudo…

Mejorando tu historial crediticio, además de aumentar tus posibilidades de obtener condiciones más ventajosas en tus préstamos, sentarás las bases para una seguridad financiera a largo plazo.

Dada esta importancia, te dejamos el enlace a un artículo donde profundizamos más en este tema y damos estrategias efectivas para construir un historial crediticio sólido.

Negocia con tu prestamista las condiciones del préstamo

Negociar con tu prestamista puede ayudarte a mejorar las condiciones de tu préstamo. Para ello, vamos a darte una serie de consejos.

El primer paso antes de negociar, es investigar las ofertas de otros prestamistas para tener claro las ofertas del mercado y poder respaldar tus argumentos.

También debes identificar tus fortalezas y apoyarte en ellas durante la negociación (estas pueden ser: tener un buen historial crediticio, tener ingresos estables o activos significativos…).

No obstante, debes ser realista y tener en cuenta que es probable que el prestamista no ceda en todos los aspectos, por lo que debes priorizar los más importantes para tí.

Además, debes ser claro a la hora de negociar. Es importante que comuniques tus objetivos y argumentos de manera clara y concisa, y explicar el por qué ciertos términos deberían ser ajustados, así como proporcionar evidencia concreta que te respalde.

Es imprescindible que en todo momento muestres una actitud profesional y respetuosa, incluso si encuentras obstáculos.

Por último, si te sintieras incómodo negociando, puedes considerar buscar ayuda profesional que te aconseje y represente durante el proceso de negociación.

Considera la refinanciación

La refinanciación de deudas es una estrategia que implica reemplazar un préstamo existente con uno nuevo que tenga términos más favorables.

La refinanciación puede ser muy beneficiosa en el caso de reducción de la tasa de interés (ya que puede resultar en pagos mensuales más bajos y con ello un ahorro significativo a lo largo del tiempo), cambio en el plazo del préstamo (de esta manera podrás refinanciar a un plazo más largo para reducir tus pagos mensuales, o bien podrás refinanciar a un plazo más corto para pagar la deuda más rápido), o consolidación de deudas (en el caso de tener múltiples préstamos con distintas tasas de interés, podrás consolidar estas deudas en un solo préstamo con una tasa de interés más baja).

No obstante, al considerar la refinanciación, debes tener en cuenta algunos factores importantes.

Por un lado, la refinanciación suele implicar costes adicionales (como tarifas de solicitud, evaluación de la vivienda, costes de cierre, etc., por lo que debes determinar si el ahorro en intereses realmente te compensa).

Además, la solicitud de un nuevo préstamo puede afectar a tu puntuación crediticia y, por otro lado, debes analizar cómo afectará la refinanciación a tus finanzas a largo plazo y si te ayudará a cumplir tus objetivos financieros.

Mantente al tanto de los cambios en el mercado financiero

Las condiciones del mercado financiero pueden cambiar rápidamente. Mantenerte informado sobre las tendencias, te permite estar preparado para tomar decisiones informadas y aprovechar oportunidades para mejorar las condiciones de tu préstamo.

Te damos una serie de consejos para mantenerte al día y mantenerte siempre informado:

  • Suscríbete a noticias financieras a través de aplicaciones móviles o boletines informativos que te proporcionen actualizaciones regulares sobre el mercado financiero.
  • Consulta fuentes confiables como sitios web de instituciones financieras, agencias gubernamentales o medios de comunicación reconocidos. 
  • Mantén una relación amable con tu prestamista para estar al tanto de cualquier cambio en sus políticas o productos financieros.
  • Utiliza herramientas online como calculadoras de préstamos y comparadores de tasas de interés.

Edúcate continuamente sobre temas financieros relevantes para estar bien informado y poder tomar decisiones financieras informadas así como aprovechar oportunidades para mejorar tus condiciones de préstamo.

En resumen, mejorar las condiciones de tu préstamo es una oportunidad para mejorar tu situación económica a largo plazo.

En este artículo, te damos una serie de consejos para conseguirlo. Todos son importantes para conseguir los mejores términos posibles. Desde comparar las condiciones que ofrecen varios prestamistas hasta mejorar tu historial crediticio y negociar con tu prestamista.

Te recomendamos visitar Creditio y encontrar el mejor crédito adaptado a tus posibilidades

También te puede interesar