Persona eligiendo entre varias opciones de crédito

El mejor crédito: guía para saber cómo elegirlo

La elección de un crédito adecuado, no es una decisión simple. Ya  sea para comprar una casa, para solucionar una emergencia, para comenzar un nuevo negocio…Cada situación es única y debe ser estudiada cuidadosamente.

A día de hoy, las opciones de créditos son muy elevadas. Por ello es importante conocer todas y estudiar cuál es la mejor opción para cada caso. 

Te explicamos cuáles son las claves para elegir el mejor crédito para tus necesidades y objetivos financieros.

 

Evaluar tus necesidades financieras

Antes de pedir un crédito, es necesario tener una visión clara de tu situación financiera y tus objetivos financieros. 

Para ello, debes analizar tus gastos, ingresos, ahorros… para poder determinar cuánta cantidad de dinero y en qué periodo de tiempo puedes pagar en términos de cuotas de crédito.

También debes tener claros tus objetivos financieros tanto a corto como a largo plazo para poder elegir el mejor crédito en función de tus necesidades. Es decir, deudas a corto plazo, etc.; así como tener en cuenta si en un futuro vas a querer, por ejemplo, comprar una casa.

Una vez hechos estos dos pasos, ya puedes determinar la cantidad de dinero que necesitas y en qué periodo de tiempo lo podrás devolver.

Conocer las opciones de crédito disponibles

Como mencionamos anteriormente, hay muchas opciones de créditos y es importante conocer todas para elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

  • Préstamos personales: se trata de un crédito flexible con el que obtienes una cantidad de dinero específica para cubrir diversas necesidades como gastos médicos, vacaciones.. Suelen tener un plazo de devolución preestablecido.
  • Tarjetas de créditos: es una herramienta muy utilizada, ya que es una tarjeta que te permite hacer compras cotidianas y pagarlas más adelante o incluso financiar compras grandes a largo plazo.
  • Líneas de crédito: se trata de un acceso a una cantidad de dinero renovable, que puedes ir utilizando cuando necesites, pagando intereses únicamente sobre el saldo que utilices. Es útil para gastos imprevistos o proyectos que necesiten una financiación a corto plazo.
  • Préstamos hipotecarios: están diseñados únicamente para la compra de una vivienda. Te permite obtener una gran cantidad de dinero teniendo la casa como garantía.
    En este caso los plazos de pago son muy amplios.
  • Préstamos estudiantiles: están pensados para ayudar a financiar la educación tras la secundaria.
    Los prestamistas pueden ser entidades gubernamentales o prestamistas privados, y cada  cual tiene sus términos y condiciones.

Factores a considerar al elegir el crédito

Una vez conoces las opciones de créditos, pasamos a explicaros algunos puntos importantes que se deben considerar al elegir el crédito.

Tasa de interés y APR: la tasa de interés es el costo que pagarás por el préstamo del dinero, puede ser fijo o variable.

El APR (Tasa Anual Equivalente), además de la tasa de interés, incluye otros costes asociados al préstamo que debes tener en cuenta (como comisiones de apertura, seguros, comisiones por pagos atrasados, costes de procesamiento o costes de cierre).

Plazos de pago y cuotas mensuales: estos plazos estipulan el tiempo que se tiene para devolver el crédito. Cuanto más largo sea, las cuotas serán más bajas, pero en total supondrá un mayor coste debido a los intereses.

Costes adicionales: la mayoría de créditos, incluyen otro tipo de costos como seguros, comisiones de apertura… Es importante que se tengan en cuenta ya que varían significativamente.

Flexibilidad de pago y penalizaciones por pagos anticipados: algunos créditos dan flexibilidad en caso de querer pagar el crédito antes de tiempo, lo cual puede ayudarte a ahorrar en intereses, pero hay otros créditos que pueden tener restricciones y penalizaciones por pagos anticipados.

Comparar y contrastar las ofertas de crédito

Una vez tienes claro el crédito que quieres, es hora de investigar las distintas instituciones financieras disponibles, como bancos, prestamistas en línea… y comparar los términos, intereses y condiciones que cada institución ofrece; para elegir la oferta que mejor se adapte a tus necesidades.

A día de hoy, existen diversas herramientas online que te ayudan a comparar fácilmente las distintas opciones, analizando las tasas de interés, los plazos de devolución, los costes adicionales…
Si necesitas ayuda con esto, Creditio analizará tu información para conocer tu perfil financiero y buscará las mejores opciones para tí, para que te pongas en contacto con la que más te convenza y consigas tu mejor crédito. 

En caso de no sentirte seguro sobre qué opción elegir, siempre puedes considerar la opción de contratar asesoramiento profesional para que te ayude a estudiar las distintas opciones y ver la que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Tomar decisiones informadas

Una vez has buscado distintas opciones, te recomendamos compararlas y evaluar las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

Lo ideal es hacer una evaluación exhaustiva para conocer todos los datos: las tasas de interés, los plazos de pago, los costes adicionales… Ya que todo esto afectará a tus finanzas.

Tras haber evaluado las distintas opciones de crédito, es la hora de seleccionar la que mejor se adapte a tus necesidades, e informarte detenidamente de los términos y condiciones del contrato antes de firmarlo.

Planificar para el futuro

En primer lugar, se debe establecer un plan de pago y presupuesto que sea claro y realista para tu crédito (calcular cuánto vas a poder pagar cada mes y cómo vas a distribuir el dinero entre las distintas obligaciones financieras). De esta manera, tendrás un control sobre tus finanzas.

Además de esto, es importante que regularmente revises tanto tu crédito como tu situación financiera en general para detectar cualquier cambio o potencial problema  y tomar medidas rápidas si se diese el caso.

De esta manera, estarás preparado para ajustar tu estrategia financiera en caso de que cambien tus circunstancias financieras o personales. 

Esto puede implicar realizar algún cambio en tu plan de pago y presupuesto si surgen nuevos gastos, ingresos; así como si se da algún cambio, por ejemplo, en las tasas de interés.

En resumen, la elección del crédito adecuado es crucial para tu estabilidad financiera futura. Desde evaluar tus necesidades hasta conocer las distintas opciones y analizarlas detalladamente, cada paso es esencial. 

Igual de importante es tomar decisiones informadas y monitorear tu situación financiera para estar preparado para hacer cualquier ajuste de tu estrategia si se necesita.

Con estos pasos, tienes la clave para un futuro financiero seguro.

También te puede interesar