Dos personas tratando de mejorar su historial crediticio

Cómo tener un buen historial crediticio: 5 Estrategias efectivas para construirlo

El historial de crédito es un registro que contiene información detallada sobre tu historial de pago. Indica si pagas tus cuentas a tiempo, si has tenido alguna dificultad para saldar alguna deuda, cuánto crédito has utilizado, etc. Podríamos decir que es tu carta de presentación financiera, de ahí la importancia de tener un buen historial crediticio.

Las instituciones financieras utilizan este registro para evaluar tu capacidad de pagar deuda y tu fiabilidad como prestatario. De ahí su importancia.

Un buen historial crediticio, demuestra responsabilidad y fiabilidad en el manejo de tus finanzas. Esto puede aumentar tus posibilidades de que te aprueben préstamos importantes, así como acceder a mejores tasas de interés y condiciones de crédito más favorables.

En cambio, un historial crediticio deficiente puede obstaculizar tus opciones financieras, dificultando la obtención de créditos o resultando en condiciones más desfavorables, como tasas de interés más elevadas.

En este post, vamos a estudiar cinco estrategias efectivas para construir y mantener un buen historial crediticio:

Conoce tu historial crediticio actual

Antes de comenzar a mejorar tu historial crediticio, es necesario tener claro en qué punto te encuentras en este momento.

Para ello, debes obtener una copia de tu información de crédito y revisarlo detalladamente. Puedes solicitar esta copia a través de agencias de informes crediticios como Equifax o Experian de manera gratuita y anualmente.

Al revisar tu informe, debes prestar atención al historial de pagos para asegurarte de que hayas realizado todos los pagos a tiempo. Los pagos atrasados pueden tener un impacto negativo.

Otro dato que debes tener en cuenta es el saldo de crédito que has utilizado en relación con tus límites de crédito (cuanto más bajo sean los saldos de crédito, mejor puntuación tendrás).

También debes fijarte en el historial de préstamos ( analiza cualquier préstamo que hayas tenido en el pasado y verifica que estén reportados correctamente).

Y por último, debes tener en cuenta las consultas de crédito (tener muchas consultas en un periodo corto de tiempo puede ser considerado señal de riesgo por parte de los prestamistas). 

Identificar y corregir cualquier error en tu informe es esencial para asegurarte que refleje correctamente tu situación financiera. En caso de necesitar hacer alguna corrección, deberás comunicarte con la agencia de informes crediticios correspondiente.

Paga tus deudas a tiempo

Uno de los factores más importantes a la hora de conseguir un buen historial crediticio, es mantener un historial de pagos puntuales. Además de contribuir a mejorar tu puntuación crediticia, es una muestra de que eres una persona responsable con tus obligaciones financieras.

Además, los pagos tardíos pueden tener cargos y tasas de interés más altas, aumentando de esta manera, tu deuda total.

Si necesitas ayuda para recordar las fechas de vencimiento de los pagos, puedes establecer pagos automáticos o bien configurar recordatorios automáticos con aplicaciones o calendarios electrónicos. De esta manera, puedes programarlo para que te avise unos días o semanas antes.

Además de esto, es importante que lleves un registro de los ingresos y gastos mensuales, para asegurarte tener los fondos suficientes a tiempo y evitar sorpresas.

Mantén bajos tus saldos de crédito

Mantener bajos tus saldos de crédito, ayuda a mejorar tu historial crediticio y aumentas las opciones de obtener préstamos y tarjetas de créditos. Esto es debido a que el índice de utilización de crédito (que representa la proporción de crédito que has utilizado en comparación a tu crédito total disponible) juega un papel muy importante en tu historial de crédito.

Un índice bajo de utilización de crédito, quiere decir que no estás dependiendo excesivamente de tus límites de crédito, mientras que si es alto (más de un 30% aproximadamente), se podría considerar que estás sobrecargando tus tarjetas de crédito y estar en riesgo de incumplimiento.

Si por ejemplo, tienes una tarjeta de crédito con un límite de 5.000 euros y has gastado 1.000 euros, tu índice de utilización de crédito, será del 20%

Para minimizar los saldos pendientes, te recomendamos que intentes pagar más del pago mínimo requerido en tus tarjetas de crédito para disminuir el índice de utilización de crédito, así como limitar el uso de tus tarjetas de crédito.

Además, puedes utilizar estrategias de pago, como centrarte primero en pagar las deudas más pequeñas primero, o bien pagar primero las deudas con tasas de interés más elevadas.

Diversifica tus tipos de crédito

Es importante tener una combinación de créditos a corto y a largo plazo para tener un buen historial crediticio.

Esto es debido a que la diversificación minimiza el riesgo de depender en exceso de un solo tipo de deuda. Por otro lado, las agencias de informes crediticios consideran esta variedad al calcular tu puntuación crediticia, puesto que muestra que tienes capacidad de manejar diferentes tipos de deudas correctamente.

Evita abrir demasiadas cuentas nuevas

Tener muchas cuentas nuevas puede reducir tu  puntuación crediticia debido a las consultas de crédito relacionadas a la solicitud de nuevas cuentas. Esto es debido a que, cuando solicitas un crédito, préstamo o tarjeta de crédito, el prestamista consulta tu informe de crédito. En caso de tener varias consultas en un corto periodo de tiempo, puede ser signo de dificultades financieras.

A pesar de que, como hemos mencionado anteriormente, tener una variedad de cuentas de crédito puede ser beneficioso por diversificación; abrir varias cuentas en poco tiempo, es percibido como un comportamiento de riesgo por parte de los prestamistas ya que pueden considerar que estás buscando crédito desesperadamente.

Nuestras recomendaciones para evitar esto, son las siguientes:

  • Prioriza las solicitudes de crédito que sean realmente necesarias y que se alineen con tus metas financieras.
  • Intenta espaciar las solicitudes de apertura de cuentas a lo largo del tiempo en vez de abrir varias cuentas a la vez.
  • Antes de solicitar cualquier crédito, compara distintas opciones para elegir aquella que mejores condiciones te ofrezca.

En resumen, y tal como hemos mencionado al principio, tu historial crediticio es una herramienta clave en el mundo financiero, puesto que actúa como tu carta de presentación de cara a prestamistas e instituciones financieras.

Un buen historial crediticio, te puede ayudar mucho a conseguir préstamos favorables con buenas condiciones. En cambio, un historial deficiente puede cerrarte muchas puertas y como resultado, resultar en condiciones más desfavorables.

Debido a esta importancia, te aconsejamos que sigas las estrategias que hemos preparado en este artículo, para conseguir mejores oportunidades financieras. No olvides además, revisar a menudo tu historial y realizar los ajustes necesarios. 

También te puede interesar