Hombre estudiando las opciones para financiar su emprendimiento

Financiar tu emprendimiento: guía detallada

En el mundo del emprendimiento, una de las mayores preocupaciones de los emprendedores es conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo su nuevo proyecto y hacerlo crecer.

En este artículo, vamos a explicar la importancia del financiamiento para emprender un nuevo negocio, así como los pasos necesarios para obtenerlo.

Tanto si estás en las primeras etapas de tu negocio como si estás buscando expandirlo, es fundamental comprender cómo obtener el financiamiento para cuando lo necesites.

¿Por qué necesitas un préstamo para financiar tu emprendimiento?

Al emprender un nuevo negocio, es imprescindible entender los diversos costes iniciales que conlleva. Los más comunes son: 

  • El capital inicial (fondos necesarios para comprar el equipo, materiales, y cualquier otro activo que se necesite para poder empezar)
  • Los gastos operativos (como el alquiler de las instalaciones, salarios de los trabajadores, así como otros gastos necesarios para llevar a cabo las operaciones diarias)
  • Los gastos legales y administrativos (son los costes asociados con la formación legal de la empresa, la obtención de licencias y permisos)
  • Y por último, se debe contar una reserva de emergencia (para ser capaz de hacer frente a cualquier imprevisto)

Ventajas de obtener un préstamo para financiar tu emprendimiento

Por un lado, te brinda un acceso inmediato a una gran cantidad de dinero que puede ser empleada en cubrir los costes iniciales. Por otro lado, con un préstamo tienes la flexibilidad de utilizar el dinero en función de las necesidades que vayan surgiendo en el negocio (comprar equipo, financiar la expansión…).

Además, al financiar tu emprendimiento con un préstamo, mantienes tu capital personal y tus ahorros y activos, por si surgiese algún imprevisto.

Por último, otra ventaja de pedir un préstamo y pagar en el plazo establecido, es que esto te ayudará a mejorar tu historial crediticio. Esto puede ser de gran ayuda para ocasiones futuras, en caso de solicitar financiamiento de nuevo.

Preparación antes de solicitar un préstamo

El primer paso antes de solicitar un préstamo, es hacer un estudio de las distintas opciones de financiamiento disponibles para elegir aquella que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio, puesto que cada opción puede tener diferentes tipos de interés, plazos de pago, condiciones…

Si necesitas ayuda para elegir el tipo de crédito que mejor se adapte, te recomendamos leer nuestra guía para elegir el mejor crédito. 

Por otro lado, antes de solicitar un préstamo, debes tener claras las necesidades financieras de tu negocio (los costes iniciales, la cantidad de dinero que necesitarás más adelante…). De esta manera, podrás solicitar el préstamo de la cantidad adecuada.

Otro de los requisitos para acceder a un préstamo es contar con un plan de negocios detallado y bien elaborado. Este documento debe presentar de manera clara la visión de tu empresa, tu modelo de negocio, tus clientes objetivo, tus estrategias de marketing y ventas, y las expectativas financieras que tienes. Esto, además de aumentar tus posibilidades de obtener financiamiento, te ayudará a tener una dirección clara para tu empresa y comunicar tu visión a los posibles prestamistas.

Tipos de préstamos para financiar tu emprendimiento

A la hora de financiar un nuevo emprendimiento, los emprendedores tienen diversas opciones. Más allá de los préstamos tradicionales proporcionados por instituciones financieras, hay opciones alternativas cada vez más populares que ofrecen a los emprendedores la posibilidad de obtener financiamiento sin adquirir grandes deudas.
Vamos a explicar tanto los préstamos tradicionales de instituciones financieras, como las alternativas al financiamiento tradicional.

Préstamos tradicionales de instituciones financieras:

Se trata de los bancos y cooperativas de crédito principalmente y son una opción muy común. En general, ofrecen tasas de interés competitivas y flexibilidad con los plazos de pago. Suelen requerir un historial de crédito y ciertas garantías antes de ofrecer el préstamo.

Préstamos respaldados por el Gobierno:

Se trata de programas de financiamiento diseñados especialmente para que los emprendedores puedan acceder a capital con términos favorables.

Pueden ser ofrecidos a través de agencias gubernamentales locales, regionales o nacionales.

Suelen tener tasas de interés más bajas y requerir menos garantías que los préstamos tradicionales, lo cual ayuda mucho a los emprendedores.

Financiamiento de inversionistas privados:

Se trata de inversionistas que proporcionan capital a cambio de participaciones en la empresa. Puede ser una opción muy beneficiosa para startups o empresas de creación temprana que no cumplen con los requisitos de los préstamos tradicionales. La desventaja de esta opción es que, a menudo, es necesario ceder algo de control o propiedad de la empresa.

Crowdfunding:

Con el cual, a través de plataformas online, los emprendedores presentan sus proyectos a una gran audiencia, y las personas interesadas pueden invertir.

La gran ventaja del crowdfunding es que obtienes el financiamiento sin necesidad de recurrir a deudas, aunque sí es cierto que necesitas una buena estrategia de marketing y ser capaz de generar interés en tu proyecto.

Competencias y subvenciones para emprendedores:

Muchas organizaciones (tanto privadas como públicas), organizan concursos donde los emprendedores pueden presentar sus proyectos y ganar premios tanto en efectivo o servicios empresariales. 

Además, existen numerosas subvenciones disponibles a nivel local, nacional e internacional para empresas en distintos sectores y fases de crecimiento, las cuales ofrecen fondos significativos sin necesidad de devolverlos, pero suelen exigir el cumplimiento de ciertos requisitos y criterios de elegibilidad.

Bootstrapping o autofinanciamiento:

Se trata de otra manera de financiar tu emprendimiento sin el financiamiento tradicional y consiste en financiar tu propio negocio utilizando tus propios recursos (a través de ahorros personales, tarjetas de crédito, préstamos de familiares o amigos, venta de activos…).
Esta opción, aunque puede limitar el crecimiento inicial, tiene la ventaja de no tener que endeudarte ni compartir el control de tu empresa con inversores externos.

Pasos para obtener un préstamo

Antes de solicitar un préstamo, uno de los primeros pasos es revisar y mejorar tu historial de crédito. Para ello, debes obtener copias de tus informes de crédito de las agencias de informes crediticios y revisar que todo esté correcto.

En caso de haber algún error, debes corregirlo antes de solicitar el préstamo; así como en caso de necesitar alguna mejoría, te recomendamos tomar las medidas necesarias (por ejemplo, pagar en caso de tener alguna deuda pendiente).

Otra tarea que debes hacer antes de presentar tu solicitud de préstamo, es reunir toda la documentación necesaria, y tener toda esta documentación de manera ordenada y actualizada para poder presentarlo al prestamista y que este pueda evaluar tu capacidad para hacer frente al préstamo así como la viabilidad financiera de tu negocio. 

Una vez has hecho estos dos primeros pasos, ya puedes presentar la solicitud del préstamo. Es probable que esto implique completar formularios de solicitud, proporcionar algún otro documento que te requieran, y responder a cualquier pregunta que el prestamista pueda tener. Es muy importante ser honesto y ofrecer la información precisa. Además, también será el momento de negociar las condiciones del préstamo.

Si necesitas información más detallada sobre los pasos para solicitar un préstamo, te recomendamos leer nuestro artículo “Pasos para obtener un préstamo seguro y fiable” 

Otros puntos clave que se deben tener en cuenta

Como vemos, la correcta preparación y presentación de la documentación es fundamental para aumentar tus posibilidades de éxito a la hora de solicitar un préstamo. Además de esto, hay otros factores que se deben tener en cuenta.

Por un lado, es fundamental demostrar la viabilidad de tu negocio. Para ello, y como hemos mencionado anteriormente, se debe tener un plan de negocios sólido. Los prestamistas necesitan ver que tu negocio tiene un claro potencial para generar ingresos, y que serás capaz de cumplir con los gastos del préstamo.

También mencionamos antes que se debe ser transparente y honesto con la información que se ofrece. No se debe ocultar información, ni se debe exagerar capacidades; sino que se debe ser sincero con toda la información, así como con tus ideas de futuro de tu negocio. Esto hará que construyas una relación de confianza con el prestamista.

Por otro lado, debes tener en cuenta que, en caso de no estar seguro sobre cómo llevar a cabo el proceso de solicitud del préstamo, puedes buscar asesoramiento profesional. Al contar con el apoyo de profesionales, aumentarás tus posibilidades de obtener una financiación exitosa, obteniendo orientación y ayuda con todo el proceso.

Gestión responsable del préstamo

Obtener un préstamo es una responsabilidad, por lo que debes ser consciente a la hora de solicitarlo de que debes cumplir con lo que te has comprometido.

Para ello, el primer paso antes de solicitar un préstamo, es establecer un plan de pago realista, que se adapte a tus ingresos y necesidades. Es imprescindible calcular detalladamente la cantidad de dinero que podrás pagar al mes sin comprometer tu capacidad para pagar otros gastos empresariales o personales. También es importante contar con una reserva y tener un plan de contingencia para situaciones imprevistas. 

Una vez hayas obtenido el préstamo, es imprescindible que hagas un seguimiento constante de tus finanzas. Debes ir asegurándote de cumplir con tus obligaciones de pago, así como estar utilizando tus fondos de manera responsable. En caso de observar algún problema financiero, debes actuar rápidamente para abordarlo y, en caso necesario, ajustar tu plan de pago.

Por último, cabe destacar que es fundamental hacer un uso responsable de los fondos prestados. Esto es importante para aumentar las posibilidades de éxito de tu negocio y cumplir con tus obligaciones financieras. Para ello, debes priorizar los gastos asociados al crecimiento y rentabilidad del negocio (como inversiones en equipo, marketing…) y evitar los gastos innecesarios.

Conclusión

En conclusión, en este artículo te ofrecemos una visión detallada del proceso de financiamiento para emprendedores, abordando desde la evaluación de las necesidades financieras hasta la gestión responsable de los préstamos obtenidos.
Al explorar una variedad de opciones de financiamiento, consejos prácticos y alternativas innovadoras, esta guía proporciona a los emprendedores las herramientas necesarias para tomar decisiones financieras sólidas y alcanzar sus objetivos empresariales con confianza.

Si necesitas un crédito, en Creditio te ayudamos a encontrar la mejor opción para que obtengas tu financiación.

También te puede interesar